Más que historias.

Más que historias, así es como se llama este blog. Como la mayoría de veces suele ocurrir, había otro nombre que podría haber sido el definitivo, fue el primero que se me ocurrió, pero, como no, ya estaba cogido. Ahora, gracias a la astucia, o a la repentina idea que ha tenido un amigo, Esteban; más que historias es el nombre definitivo de este blog.

Pero explicaré un poco más de que va todo, intentando, claro, no revelar demasiado.

Este blog se basa en una idea que principalmente a mí se me ocurrió pero que no he tardado con contar con el apoyo de otros grandes emprendedores; unos temerosos de no saber hacerlo, otros entusiastas que ya creen que se estás tardando mucho y, otros, como no, que necesitarán de un empujoncito (o una tirada por un barranco), para animarse y dar lo que ni ellos mismos saben que pueden ofrecer a este entusiasta proyecto.

Pero bueno, bueno, me parece que no me he explicado o presentado debidamente.

Yo soy Patricia Navarro Pérez, hace ya algunos años que me decidí por la escritura y, terca como soy, no me he echado atrás. Por tanto, aquí es donde se involucra este, por ahora, nuevo blog.

Más que historias quiere decir exactamente eso. Una historia no es sólo una historia, hay muchos sentimientos por detrás, sentimientos que, el autor, desea hacer llegar al lector. Yo en este caso, he querido hacer un “pequeño” compendio de historias, relatos hechos por diferentes escritores, noveles, profesionales… o simplemente personas que no sabían que les gustaba escribir pero que, llegado el momento, se ha involucrado tanto como el primero.

Así pues, aunque todavía no seamos muchos los involucrados en este proyecto (cosa absolutamente normal, teniendo en cuenta que se me acaba de ocurrir hoy), no dudo que serán más los que creerán en el potencial de lo que yo ahora veo.

Pero no basta con unos cuantos jóvenes o no tan jóvenes decididos, hace falta alguien que crea en nosotros, es por eso que voy a buscar a distintas editoriales que nos apoyen y que ayuden a salir a los escritores del mañana… hoy.